Los muelles para puertas, también conocidos como muelles cierrapuertas, son instrumentos relativamente sencillos. Se trata de una herramienta basada en dos partes internas que funcionan como cierre y que a su vez, se articulan con unos depósitos que funcionan como freno. A través de esta regulación se establece un mayor o menor paso de aceite, modulando la velocidad de la puerta al cerrar.

Todos conocemos estos muebles y hemos tenido alguno en casa, también es probable que hayas tenido alguna mala experiencia y te hayas topado con alguno de estos que no funciona o acaba dando un portazo. Acá te explicamos detalladamente como funciona este sistema y cómo atender algunos de los problemas más comunes que presentan estos mecanismos. ¡Mantente atento!

¿Cuándo se usa un muelle cierrapuertas?

Los muelles cierrapuertas son prácticos cuando se trata de tener un control preciso para modular la velocidad de la puerta. Son populares entre nuestros clientes para puertas de moderado o alto tránsito e incluso para puertas de minusválidos o personas con discapacidad.

Un buen muelle cierrapuertas puede ser una solución creativa a muchos problemas cuando ésta se diseña y se aplica correctamente de la mano de un profesional como los nuestros.

El principal defecto que presentan algunas puertas en las que se instala el muelle cierrapuertas es lo que usualmente se denomina “tiro” y consiste en una complicación localizada en la unión entre la puerta, las bisagras y el marco, lo cual ocasiona que la puerta desarrolle una tendencia a “irse hacia atrás” en el cierre final. Cuando esto ocurre, se necesita aplicar más fuerza o un golpe final para lograr completar el cierre.

Por todo lo anterior, es recomendable que sea un profesional que lleve a caba la instalación del muelle y se encargue de evaluar correctamente las características de la puerta a fin de hacer una instalación adecuada. Jamás debe llevarse a cabo la instalación de un muelle para puertas si no se han estudiado y solucionado previamente los defectos estructurales que pueda tener la puerta.

Tipos de muelles para puertas

Existen diferentes tipos de muelles para puertas o muelles cierrapuertas, seguramente ya estarás familiarizado con los más comunes:

Una de las opciones más comunes son las bisagras con muelle de retorno, estas permiten graduar la velocidad y potencia del cierre de acuerdo al peso y composición de la puerta. Su durabilidad se expresa en ciclos de apertura y cierre.

En caso de que la bisagra vaya a estar en contacto con el exterior, nuestros profesionales recomiendan emplear una de acero inoxidable. Las bisagras se atornillan al marco y a la puerta, pero también pueden soldarse a puertas metálicas, para lo cual recomendamos emplear bisagras de acero zincado.

La otra opción popular entre nuestros clientes son los pernios con muelle de retorno, estos permiten asegurar un cierre de retorno automático y suave para la puerta. Para fijar un pernio con muelle de retorno es necesario realizar un pequeño rebaje en el marco y la puerta.
Existen algunos de estos modelos que pueden soldarse en varios tipos de puertas metálicas. Los pernios con muelle de retorno no reemplazan a las bisagras tradicionales, así que la puerta debe tener bisagras para soportar su peso.

También tienes como opción los muelles brazo, que se caracterizan por su fácil instalación, pues poseen las mismas ventajas que los pernios pero no requieren hacer un rebaje en el marco o la puerta.

Al igual que los pernios, los muelles brazo no reemplazan a las bisagras tradicionales de la puerta. Por último existen los retenedores, un mecanismo que ralentiza el cierre de las puertas en su última tramo para evitar portazos.

Antes de instalar alguno de estos tipos de muelle cierrapuertas es importante comprobar que este sistema sea el apropiado para la puerta, de lo contrario podría ocasionar problemas e inconvenientes. Si el muelle no posee suficiente fuerza o simplemente es de mala calidad, acabará dando portazo.

Qué hacer cuando la puerta no cierra o se cierra de golpe

¡Mantén la calma! Estas situaciones se presentan con más frecuencia de la que deberían y pueden resultar sumamente angustiantes o molestas, por eso nuestra primera recomendación es conservar la calma y estudiar el problema.

En la mayoría de los casos basta con hacer unos ajustes para que todo se resuelva rápidamente. En los casos más graves, si la compatibilidad entre el muelle y la puerta está estructuralmente errada será necesario reemplazar el muelle por completo o hacer ajustes estructurales a la puerta.

¿Quieres saber más?

¿Necesitas más información sobre muelles y cerrajería? Puedes continuar explorando nuestra página web o ponerte en contacto con nuestras oficinas y estaremos felices de proveerte toda la asesoría que necesites sobre productos y servicios de cerrajería. Si quieres saber más sobre muelles cierrapuertas o cualquier otro articulo de cerrajeria, has venido al lugar correcto.