Las personas siempre se preocupan con la llegada del invierno, ya que esto significa que tendrás que estar mucho tiempo en casa, el clima cambia drásticamente y empeora todo en el tu entorno, pero también debes recordar que en este tipo de tiempo tus cerraduras también sufren, así que debes saber cuál es la mejor manera de que ellas se mantenga en buen estado.

¿No sabes nada sobre la manera correcta en que debes mantener tus cerraduras para evitar ser robado en este tiempo? Si es así, entonces solo debes prestar atención a lo que te vamos a decir a continuación para que puedas estar más al día de lo último en mantenimiento de cerraduras.

Protege el bombín de las precipitaciones

Las lluvias son muy comunes cuando llega el invierno, así que tienes que ser muy consciente de que tus cerraduras están en el exterior sufriendo todos los embates del clima y por eso es que terminan oxidándose o debilitándose. Por eso es que te recomendamos que lo primero que tienes que hacer para que este no se deteriora es que termines por proteger el bombín.

Aunque no lo creas, esta pequeña pieza de la cerradura es muy importante para todos nosotros, ya que es en esta parte donde se introduce la llave y debes estar pendiente de que no se oxide y termine por dañarse más rápidamente, así que siempre recuerda -a la hora de realizar la instalación- colocar algo que lo proteja.

Te aseguramos que con esto el bombín no se desgastará de manera tan rápida , por lo que será una pequeña inversión que te ganará mucha tranquilidad sin que tengas que preocuparte porque en el futuro esto termine por ser algo que termine en un robo mucho mayor.

Engrasa la cerradura periódicamente

El cuidado de las cerraduras consiste en que estas estén lo más engrasadas posibles, así no se traban o traen pequeños problemas. Por lo que si quieres que estas se mantengan en un buen estado y terminen por crear problemas innecesarios. Así que te aconsejamos que, cada cierto tiempo -una vez cada tres meses- le des una sesión de engrase a tu cerradura .

Para engrasar un cerradura no se necesita mucha técnica, tan solo necesitas comprar un producto que sea totalmente especial para esto y después solo tienes que tener mucho cuidado al aplicarlo en los lugares más adecuados. Ya verás la gran cantidad de beneficios que esto te traerá en el futuro.

Evita que se acumule la suciedad

Esto es algo imprescindible si quieres estar seguro de que tu cerradura te durará mucho más tiempo que antes, tienes que evitar que en su interior se vaya acumulando el polvo en las partes más pequeñas de la cerradura. Lo que pasa, aunque no lo creas, es que las pequeñas suciedades van obstaculizando el sistema de manera muy progresiva.

Al limpiar con mucho cuidado el interior y el exterior de la cerradura, tendrás la oportunidad de realizar lo mejores cambios de todo el sistema de la cerradura. Así que este es el mejor cambio o el mejor mantenimiento para tu cerradura. No dude en hacerlo cada cierto tiempo y verás cómo esta mejora su funcionamiento considerablemente.

Al tener una cerradura limpia serás capaz de estar seguro de que todo esto se mantendrá seguro y no te dará problema: no se trabará, no se romperá y será mucho más seguro como en las otras estaciones. Por lo que te recomendamos que inviertas un poquito de tiempo para darle a tu puerta mucha más seguridad que antes.

¿Qué hacer cuando la cerradura ya se ha congelado?

Una de las soluciones más prácticas es encender la calefacción del sitio en el que ha ocurrido el incidente. De esta manera la cerradura se descongelará de manera natural. Si la puerta da hacia exteriores y la temperatura externa impide que la interna mejore, entonces calienta un poco de aceite y aplícalo con un gotero, esto te ayudará a ser mucho más preciso y te dará la oportunidad de llegar a lugares mucho más profundos.

Lo más importante que debes recordar es que nunca debes forzarla de manera muy fuerte, ya que las temperaturas muy bajas pueden debilitarlo y, si la fuerzas, terminarás por romperla y ahí sí no tendrás marcha atrás, por lo que te aconsejamos que primero lo calientes y derritas el hielo lo más rápido posible.

Si sigues todos estos consejos te aseguramos de que tu cerradura podrá sobrevivir más eficientemente a las temperaturas frías y así no tendrás que preocuparte por la llegada del invierno y tu cerraduras.